El presidente de 'Salvem Sant Joan', Joan Fedelich. | MANOLO BARRO

14

El PSOE de Ciutadella ha exigido este lunes la dimisión del presidente de la asociación 'Salvem Sant Joan', Joan Fedelich, por sus declaraciones respecto al papel de la mujer en las fiestas de Ciutadella durante la presentación de la entidad.

En concreto, Fedelich aseguró que «no queremos mujeres en medio en Sant Joan porque ellas realmente saben y les gusta lo que hacen. El tema de la mujer, para nosotros, sobra», indicó antes de concluir, apuntando que «las mujeres de l'amo, como mi mujer y mi madre, saben el trabajo que tienen por Sant Joan y aquí se acaba, no hay nada más que hablar en este aspecto».

Los socialistas han rechazado las declaraciones del presidente de 'Salvem Ciutadella' al considerar que representan una «ofensa» a las mujeres y madres payesas, así como un menosprecio al papel de la mujer y lo que representan. «Es del todo inaceptable la intencionalidad de este señor de querer relegar a las mujeres a un lugar que de ninguna manera es el suyo», han manifestado.

Asimismo, han destacado que «este machismo lo desautoriza completamente para hablar en nombre de nadie que sienta estima por la fiesta».

Desde el PSOE han concluido diciendo que «nadie a quien le molesten las mujeres por en medio se puede erigir como portavoz de la defensa de Sant Joan».

Noticias relacionadas

También se ha manifestado en contra de estas declaraciones Més per Menorca, que ha considerado este lunes que el discurso de Fedelich es «absolutamente inaceptable y propio de otras épocas«. Los menorquinistas han afirmado que la fiesta de Sant Joan «es de todos y todas, forma parte de nuestro patrimonio como pueblo y, por ello, rechazamos que se ensucie con declaraciones reaccionarias».

Desde Més per Menorca han lamentado que estas palabras «denigren la propia fiesta y los valores de la sociedad menorquina».

Por su parte, la Agrupación Comunista del PCE en Menorca ha denunciado a los «reaccionarios, ultraconservadores e involucionistas que defienden posturas intransigentes en este y otros campos como el social, económico y cultural».

«Decir que las mujeres no pueden salir a cabalgar en Sant Joan porque es una tradición, clama al cielo«, han criticado. En este sentido, los comunistas han considerado que las fiestas de Ciutadella no son «inalterables ni ajenas a los cambios y la realidad».

Asimismo, se han mostrado sorprendidos de que una cuestión normalizada en el resto de la isla, donde las mujeres participan como 'caixeres' desde hace 50 años, «levante todavía tanto polvo en Ciutadella».

«No perderemos mucho tiempo en defender aquello que es obvio, la igualdad de género y la lucha contra todo tipo de discriminación. Serán las mujeres de Ciutadella y del campo, y no machistas resentidos, quienes tendrán que decidir cuándo quieren dar el paso, porque las 'madones' de Menorca no necesitan el permiso de ningún amo para cabalgar ni para otras cosas", han finalizado.