Los obispos de Balears, Valencia y Cataluña mantienen encuentros con los responsables de los dicasterios

1

«La visita ‘ad limina’ nos pone en contacto con las raíces de la fe y nos hace sentir en comunión con toda la Iglesia», explica desde Roma a MENORCA «Es Diari» el obispo electo de Solsona y administrador diocesano de Menorca, Francesc Conesa.

Acompañado por el vicario general, Gerard Villalonga, el prelado -junto con los obispos de las provincias levantina, tarraconense y catalana- asiste a las reuniones en las Congregaciones de la Santa Sede que califica de «muy enriquecedoras, porque nos ponen en contacto con los grandes temas y cuestiones que preocupan a toda la Iglesia. Entre ellas, la catequesis y la transmisión de la fe, la necesidad de ilusionar al clero y los fieles en la vivencia de su fe y frente a las corrientes secularistas que se presentan como alternativa a Jesucristo».

Sobre el contenido de la visita, señala Conesa tres grandes cuestiones: descristianización, sinodalidad y laicado. «Los informes que las diócesis hemos enviado a Roma describen con claridad y crudeza el proceso de descristianización que vive la sociedad española, lo mismo que sucede con la europea. Tenemos el reto de volver a enamorar hoy a Europa con el Evangelio», declara.

Respecto a la sinodalidad, manifiesta que «sólo caminando juntos se puede dar respuesta a esta crisis. Esto exige cambios importantes en el modelo de Iglesia, en el que el sacerdote lo hace todo y se responsabiliza de todo».

Según Conesa, «sólo la implicación y participación efectiva de los laicos en la vida de la Iglesia hará posible su renovación y apertura misionera. Es necesario que el laico se involucre en la misión de la Iglesia, la sienta como suya y tome parte activa».

Este viernes, con el Papa

Este viernes Francesc Conesa se reúne con el papa Francisco. «Escuchar la voz del sucesor de Pedro será alentador y nos iluminará y dará fuerzas para seguir anunciando a Jesucristo», afirma.