Imagen del parque solar de Son Salomó, con un proyecto de ampliación en camino

2

Menorca se ha marcado el horizonte de 2030 para que el 85 por ciento de la energía que se consuma en la Isla proceda de fuentes renovables. Y aunque se están dando pasos en cuanto al impulso de nuevos parques fotovoltaicos, no tiene de momento su impacto en el cómputo global de la energía producida en la Isla. Es más, Menorca no solo no avanza en cuanto a presencia de las renovables sino que en 2021 su peso retrocedió.

La producción de energía procedente de fuentes limpias se quedó el año pasado por debajo del 3 por ciento (en concreto, en un 2,7 por ciento), según los últimos datos publicados por el Ibestat a partir de las mediciones de Red Eléctrica de España. Los parques solares (Son Salomó y Binisafúller) y los aerogeneradores de Milà han producido 10.483 megavatios hora (MWh), un 12,1 por ciento menos que en 2020.

Las plantas fotovoltaicas son las instalaciones que mantienen el pulso en cuanto a energía limpia generada, aunque haya retrocedido ligeramente con respecto al ejercicio anterior, posiblemente por su dependencia a los mayores o menores días de sol que haya habido ese año. Estas instalaciones produjeron 8.147 MWh frente a los 8.291 MWh del año anterior. Representa el 2,1 por ciento de la energía total generada en la Isla.   

La producción que ‘pinchó’ fue la eólica a causa del viacrucis que atravesó el parque de Milà en el primer semestre del ejercicio. Solo tuvo un peso del 0,6 por ciento sobre la generación total. Hay que recordar que en octubre de 2019 se estropeó la multiplicadora del molino 2, una grave incidencia que no se pudo solventar hasta abril del año pasado. Y cuando este contratiempo estuvo solucionado, empezaron a tener problemas otras dos unidades. Este prolongado tiempo de reparaciones ha hecho mella en la producción energética del parque que tan solo generó 2.336 MWh, la cifra más baja de la última década. Se trata de un 35,8 por ciento menos que en el ejercicio anterior (cuando ya arrastraba averías) y un descalabro del 63,8 por ciento con respecto de 2012 cuando el parque produjo la cifra más alta de energía de la última década.

Hay que recordar que Milà avanza hacia un proyecto de repotenciación que permitirá, a falta de conocer el proyecto definitivo, multiplicar por tres la potencia actual con la instalación de tres aerogeneradores con una altura de buje de casi cien metros y una potencia de 3.500 kW cada uno.

Más dependencia de la central

Esta realidad enseña su cara menos amable con el medio ambiente. Según el balance hecho público por el Ibestat, los motores de ciclo diésel y las turbinas de gas de la central térmica de Endesa en Maó siguen aumentando su producción. El año pasado produjeron el 97,3 por ciento de la energía total generada en la Isla. Y son los motores que se alimentan de fueloil, el combustible más contaminante solo por detrás del carbón, los que copan el mayor peso, que se sitúa en el 61,2 por ciento.

Ya indicaba Marc Pons, secretario de Transición Ecológica Justa, en una entrevista que «Menorca tiene una buena hoja de ruta, pero hay que acelerar en renovables».