Las obras de la pasarela que une el Moll de’n Pons con Cala Corb están paradas desde octubre de 2019. | C. A.

6

Autoridad Portuaria de Balears resta a la espera de que el Ministerio de Medio Ambiente apruebe el proyecto de traslado de los ejemplares de coral protegido que se ubican en el fondo marino de Cala Corb. Se trata de el trámite administrativo del cual depende la reanudación de los trabajos de la pasarela que une el Moll de’n Pons con Cala Corb, después que se paralizaran en otoño de 2019, tras    la denuncia del GOB, porque había detectado un cambio en la técnica constructiva, motivo por el cual Puertos decidió paralizar las obras.

En febrero de 2020, este organismo envió a Medio Ambiente un informe de compatibilidad que fue contestado en julio del mismo año solicitando una propuesta para el traslado de la veintena de ejemplares de coral, un proceso que técnicamente se llama translocación. Además, la Dirección General de Costa y el Mar remitió el proyecto a la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, que depende del mismo Ministerio, de cuya aprobación está actualmente pendiente el proyecto.

Nueva ubicación

Noticias relacionadas

La propuesta incluye, según Autoridad Portuaria, que estos ejemplares de coral, cuyo nombre científico es Cladocora caespitosa, sean reubicados en otra zona del puerto de Maó donde podrán sobrevivir sin ser objeto de modificaciones. El proceso consiste en mover las rocas donde yace este organismo o picarlas con el fin de no tener que arrancarlo.

Cuando se descubrió que las obras de Cala Corb habían cambiado de rumbo y en lugar de construir una pasarela de madera volada se estaba acometiendo un tramo de muelle de hormirgón, el GOB solicitó consultar el proyecto de licitación. Esto desencadenó que Autoridad Portuaria paralizara las actuaciones, y se solicitara una valoración ambiental al Instituto Oceanográfico, que determinó que se habían producido afectaciones sobre el medio marino y la eliminación de parte de la colonia de coral. En cuanto a este especie, es    la única endémica del Mediterráneo con capacidad para formar arrecifes.

La obra, que contempla la construcción de un muelle peatonal de unos 400 metros de largo y 2,5 de ancho, también tuvo que suspenderse durante los meses de verano de 2019 ante las quejas de los hoteleros por los ruidos de la maquinaria de construcción.

El apunte

El GOB, indignado con las prisas del PP por acabar las obras

El GOB denuncia la urgencia que ha mostrado el Partido Popular para que se termine la construcción de la pasarela de Cala Corb sin    tener en cuenta su impacto medioambiental, después de que esta semana el senador Cristóbal Marqués anunciara el registro de una moción en la Cámara Alta para pedir su finalización antes de verano. Desde la entidad ecologista, Miquel Camps lamenta que los populares traten esta paralización como si fuera «un capricho» en lugar de contribuir a que este tipo de actuaciones «se sometan a la legalidad», declara.

Para el GOB «es una lástima» que los representantes populares no se hayan «interesado» por el «drástico cambio» de técnica constructiva y las afectaciones ambientales que se han derivado de esta, declara. Defiende que las actuaciones se reanuden siempre y cuando exista el visto bueno del Ministerio de Medio Ambiente.

En la nota de prensa publicada por los ecologistas, se quejan de que las cuestiones de impacto para el medio ambiente y los intereses de los conservadores «no vayan de la mano».