La vieja cementera de Lloseta está siendo transformada en planta de producción de hidrógeno verde, un proyecto estratégico del sur de Europa financiado por la Comisión Europea. | T. Ayuga

1

Redexis mantiene su apuesta por la distribución de gas natural en Menorca mediante un proyecto sencillo y de tramitación ágil, que evite la resistencia inicial manifestada por las administraciones locales. La red será compatible con los gases verdes, en particular el hidrógeno, la energía del futuro, clave para que el nuevo proyecto de gas encuentre menos obstáculos para su desarrollo en la Isla.

La empresa energética conoce los antecedentes que han hecho desistir a Nedgia y asume que su proyecto ha de ser nuevo y comenzar de cero. Se halla en fase de definición, responderá a las necesidades de transición energética de Menorca y será consensuado con las instituciones, explican fuentes de la multinacional.

La red se destinará inicialmente al gas natural y después servirá para otros gases como el biometano, del que ya cuenta con experiencia de distribución en regiones como la de Murcia, y el hidrógeno verde. Este será uno de los elementos puntales de su apuesta ante el desarrollo del proyecto «Green Hysland» en Mallorca, que incluye un punto de almacenamiento en Menorca.

Noticias relacionadas

Redexis sostiene que su iniciativa es acorde en el actual contexto de transición energética y exhibe el aval del trabajo realizado hasta ahora en este campo en Mallorca, donde en diciembre arrancó la generación en pruebas de las primeras moléculas de hidrógeno verde en la antigua planta de Cemex en Lloseta.

Ese proyecto fue seleccionado por la Comisión Europea subvencionadodo con 10 millones de euros. Será la planta de hidrógeno verde más grande del sur de Europa, generará 300 toneladas al año producidas a partir de placas fotovoltaicas.

Mientras llega ese futuro próximo, Redexis defiende las ventajas del gas natural como la energía menos contaminante entre las derivadas de los combustibles fósiles. Valora la puesta en marcha de la infraestructura de distribución porque el hidroducto resultará imprescindible para la distribución del hidrógeno verde y para preparar Menorca para ese tiempo cada vez más cercano. «De poco sirve contar con hidrógeno verde si no hay red de distribución, que es el vehículo de transporte», explican desde la empresa.

Redexis, que está ejecutando el primer hidroducto dentro del proyecto «Green Hysland» ha invertido ya cerca de 270 millones en la extensión del gas natural en Balears, energía a la que tienen acceso 850.000 habitantes de 37 municipios de Mallorca y Eivissa, ninguno de Menorca.