Una empleada de una farmacia en el centro de Maó muestra los dos tipos de test de antígenos a la venta | Gemma Andreu

4

El cambio en la estrategia de vigilancia de la covid-19 adoptado el pasado marzo ha provocado una caída en la venta de mascarillas y, por el contrario, un aumento considerable de la demanda de test de antígenos en las farmacias. Tanto el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Balears como la Cooperativa Farmacéutica Menorquina (Cofarme) confirman dicha tendencia al alza en las ventas. En cifras ese incremento se traduce en 3.300 test de antígenos distribuidos a la semana, durante los meses de abril y esta primera mitad de mayo, entre las cuarenta farmacias asociadas a Cofarme, frente a los alrededor de dos mil que se repartieron semanalmente en marzo. La mayoría son test de antígenos nasales, los de saliva tienen menos salida, informa la cooperativa de apotecarios.

Los test llegan a Menorca sin problemas, no hay problemas de abastecimiento como sucedió en momentos críticos de la pandemia. Cofarme dispone ahora de existencias suficientes, 6.700 test de antígenos rápidos nasales y 1.300 de saliva. En cuanto a la distribución semanal de abril y mayo, 3.000 test fueron nasales y 300 de saliva; igualmente en marzo dominaron los test nasales, 1.800, frente a los de saliva, 250.

Pruebas profesionales

Los test de antígenos que se adquieren en las farmacias y se realizan en casa no son válidos para obtener el certificado que acredita como negativo en el coronavirus SARS-CoV-2. Múltiples factores influyen en este incremento de la demanda. La gran mayoría de los ciudadanos los compran para su propia tranquilidad, al tener síntomas compatibles con la covid-19; por responsabilidad individual, si tienen que ir al trabajo o acudir a algún evento, y también porque, al haberse relajado las medidas y restricciones, cada vez más hay fiestas, celebraciones o acontecimientos en los que hay aglomeraciones. La sanidad pública con el nuevo sistema de seguimiento se centra solo en la población vulnerable, casos graves y personas mayores. Las farmacias, según informó esta semana el Colegio, están a la espera de firmar un convenio con la Conselleria de Salud para realizar «pruebas profesionales», cuyo resultado sirva para emitir el certificado europeo que acredita el estado de salud de las personas y permite, si da negativo, moverse por otros países. Cofarme ya dispone de este tipo de test aunque todavía no están a la venta, y algunas farmacias, que deberían adherirse al futuro convenio con Salud, ya se han interesado por tenerlos y ofrecer este servicio.

El certificado para viajar está vigente y Europa apoya que siga hasta 2023

El Parlamento Europeo respaldó este mes prolongar un año más la vigencia del certificado covid digital para viajar por la UE. El sistema expira el próximo 30 de junio y la Eurocámara acordó mantenerlo hasta esa misma fecha de 2023. De este modo, las personas a las cuales les caduque el certificado obtenido con la vacuna, ya que no se han puesto la dosis adicional, solo pueden mantener el certificado acreditando que son negativos en SARS-CoV-2 mediante una prueba diagnóstica. De ahí el interés del convenio con las farmacias que permitiría a las boticas adheridas certificar un test negativo. En Menorca la tasa de vacunación es alta, un 91,5 % de la población tiene dos dosis, pero solo un 62 % tiene la tercera.