Baches, piedras y desniveles hacen peligroso el estacionamiento de vehículos, sobre todo de noche | Paco Sturla

10

Las llamadas a la grúa se han hecho habituales para poder sacar a los vehículos que se quedan atascados en el intento de aparcar en el antiguo solar de la fábrica de Catisa. Esta explanada de tierra, donde solo está asfaltado el vial por donde circulan los coches, se utiliza desde hace años como parking en virtud de un convenio entre el Ayuntamiento de Maó y la promotora Neinor, en tanto no se haga efectiva la construcción allí de un bloque de pisos.

Con el tiempo, se ha convertido en una bolsa de aparcamiento esencial para los vecinos de Tanques del Carme. Sin embargo, su deterioro es más que evidente a la vista de las imágenes captadas este viernes. Baches, desniveles y piedras que emergen del suelo se han convertido en un peligro para los bajos de los vehículos que por allí circulan, sobre todo de noche.

Desde el Ayuntamiento de Maó señalan que no han recibido quejas formales del mal estado de esta zona, aunque les consta la necesidad de llevar a cabo mejoras. Se anuncian, eso sí, para después del verano, antes de la llegada de la temporada de lluvias que podrían empeorar aún más el estado del pavimento.

Lo que se descarta es llevar a cabo una actuación de mejora más ambiciosa, ya que se trata de un aparcamiento provisional situado en un terreno de propiedad privada de forma temporal.