Un grupo de docentes durante uno de los talleres formativos celebrados en las instalaciones del Llatzeret de Maó. | M. M.

Los docentes se preparan para aplicar, de momento en cursos impares y de forma progresiva, el currículo que prevé la nueva ley educativa, la Lomloe, a partir de septiembre. El cambio es significativo, implica nuevas formas de enseñar que acaban con las asignaturas estancas, que priman el aprendizaje en competencias,    la transversalidad y la autonomía del alumno, y a todo ello se suma que llega tras dos años de cansancio por todo lo vivido con la pandemia de covid-19 en las aulas.

Aún así y pese a las resistencias –los sindicatos de la Junta de Personal Docente no Univesitario de Menorca pidieron en abril que se aplazara la aplicación de los nuevos currículos a 2023–, el Centre de Professorat de Menorca (CEP) no es partidario de más esperas.Sus responsables ven el cambio de modelo que propugna la ley como una oportunidad para impulsar una educación creativa y del siglo XXI, en la que prima el aprendizaje competencial y no tanto el ejercicio memorístico de retener los contenidos, una forma de dar clase y de aprender que, afirman, corresponde a un modelo que caduca, el del siglo XIX.

«Este cambio hay que hacerlo, es posible, no hay que tener miedo, si se hace bien, es una oportunidad», asegura Caterina Antonio, directora delCEP. Es hacia donde evoluciona la enseñanza en los países más avanzados, explican desde el centro de formación del profesorado adscrito a la Conselleria de Educación, que desde marzo viene organizando formaciones para preparar al profesorado para este nuevo reto. Precisamente las jornadas celebradas este fin de semana en el Llatzeret de Maó, donde se han realizado talleres y se han expuesto experiencias educativas innovadoras, han servido de preparación para este cambio que los docentes tienen que poner en marcha en clase tras las vacaciones de verano. En ellas han participado unos 200 docentes, la mayoría de Menorca pero también de otras islas. Neus Massanet, del CEP de Formentera, opina que ya «hay muchos docentes formados» para poner en práctica los nuevos currículos en las aulas este próximo curso, y otro profesor de Primaria de Formentera, Dani de la Dueña, cree que «los cambios siempre dan miedo pero esperar no tiene sentido». «Lo mejor es que se implante el nuevo modelo lo antes posible para ver las dificultades e ir mejorando», añade Caterina Antonio.

Uno de los temores expresado por docentes asistentes a estas jornadas se refiere a las sucesivas modificaciones que han sufrido las leyes educativas. Temen realizar un esfuerzo que quede en nada si después un cambio político supone un nuevo giro en la normativa.

Por otro lado, algunos profesores consultados sí creen en la necesidad de este nuevo modelo pero ven muy justo el tiempo de preparación para aplicarlo, y destacan que por ahora en Balears solo hay borradores de los currículos que se derivan de la Lomloe. Otros opinan que muchas de las acciones educativas que se plantean ya se vienen realizando sobre todo en etapas como Infantil y Primaria y sin embargo ven más complicado su puesta en práctica en Secundaria y Bachillerato. El 12 de septiembre será un examen para todos, con la promesa de Educación que habrá flexibilidad y acompañamiento para esta nueva etapa.

Las claves
  1. Erradicar el mito del talento innato para las ‘mates’

    El nuevo currículo combate el sexismo en ciencias y matemáticas. Promueve el aprendizaje activo. Busca erradicar el mito del talento innato para las ‘mates’ y combatir actitudes negativas hacia esta asignatura.

  2. Enfoque práctico, innovación y transversalidad

    Centrar los objetivos de la actividad docente en la aplicación de los conocimientos. Cambios en los procesos, mirada interdisciplinar. Por ejemplo, será posible fundir varias asignaturas en un mismo ámbito de conocimiento.

  3. Valores éticos y cívicos se unifican en una materia

    Se unifican en una misma materia, impartida en 5º y 6º curso de Primaria y en ESO, los valores éticos y cívicos. Esta asignatura se imparte a todo el alumnado y deja de ser la opción a Religión.

  4. Desaparición de los itinerarios de la LOMCE

    Desaparecen los itinerarios: las materias se actualizan, son más amplias y polivalentes; formación más teórico-práctica; posibilidad del alumnado de elegir opciones según sus preferencias.

  5. Importancia de la competencia en Lengua e idiomas

    Incide en la competencia comunicativa intercultural a través del aprendizaje de idiomas y en este desarrollo para familiarizarse con la realidad lingüística de España y el mundo.

  6. Introducción de la perspectiva de género

    Entre los objetivos de esta etapa figura el rechazo a los estereotipos que suponen discriminar entre hombres y mujeres, así como el respeto a la igualdad de oportunidades entre sexos.

  7. Contra la exclusión en Educación Física

    En esta área la ley aporta nuevos contenidos como el tratamiento de conflictos y la inserción social. La asignatura debe ser inclusiva, sin discriminar a los estudiantes con menor rendimiento en deportes.

  8. Evaluación de diagnóstico en segundo curso

    Se insiste en que la evaluación de diagnóstico no es una reválida de impacto académico, sino una prueba de carácter informativo y orientador tanto para los centros como para el profesorado, el alumnado y las familias.