Clientes frente al escaparate de una tienda de Ciutadella, encendido de noche. | Josep Bagur Gomila

44

Las primeras medidas correspondientes al plan de ahorro energético aprobado por el Gobierno el pasado 1 de agosto han entrado en vigor esta pasada medianoche en toda España. Apoyándose en el intento de hacer frente a las amenazas que llegan desde Moscú sobre un posible corte total del suministro de gas y la creciente ola inflacionista, se busca reducir el consumo energético lo máximo posible de manera progresiva.

Es por ello que en las últimas semanas las instituciones vienen insistiendo con las recomendaciones de tener el aire acondicionado a una temperatura no inferior a 27 grados o de apagar por completo los escaparates a partir de las 22 horas de la noche. Así pues, estas dos recomendaciones se aplican con carácter obligatoriodesde hoy mismo en todo el territorio nacional.

Rechazo mayoritario

En lo que se refiere a Menorca, la jornada previa a la puesta en vigor de ambas medidas se desarrollaba este martes con normalidad. En el centro de Maó casi todas las tiendas sin excepción se mantenían sin aplicar ninguna de las normas anteriormente mencionadas.

Consultando a los propietarios de los diferentes negocios, todos miran con recelo a lo que consideran una «barrera» para alcanzar a sus potenciales clientes. La experiencia de compra se ve afectada de una forma realmente negativa, perjudicando a unos comercios que, en la actualidad, se encuentran en uno de los momentos clave de la temporada.

Noticias relacionadas

Los responsables de algunas de las tiendas de Ses Moreres, una de las calles de mayor actividad comercial en la ciudad, creen que esta iniciativa de ahorro y eficiencia energética «no servirá para nada» y no la ven del todo «lógica». «Nos están prohibiendo hacer cosas sin proponer soluciones. Ni tan siquiera fomentan el uso de las energías renovables», indican. En palabras de estos comerciantes se trata de «propaganda política».

Puertas cerradas

A partir del 30 de septiembre, los edificios también deberán contar con un sistema automático de cierre de las puertas que dan a la calle, para evitar que estén abiertas del todo.

«Es un obstáculo muy importante para que el cliente ya no entre a la tienda. Es poner barreras. Ya de por sí es difícil vender y esto solo nos complica aún más», indica el responsable de la boutique ‘Brand’. Además, recalca que el escaparate «es la carta de presentación de una tienda», por lo que se puede llegar a traducir en el «70% de las ventas».

En la tienda de ropa urbana ‘Efectos 2000’ son de la misma opinión y comentan que el simple hecho de tener las puertas cerradas supone «una barrera psicológica para el consumidor».

La mayoría de dependientes señalan sus dudas respecto a este punto en concreto, ya que no saben si contarán con ayudas económicas por parte de la Adminstración para instalar las puertas de cierre automático. De ser así, el gasto económico podría verse reducido de manera significativa. Es por ello que muchos optan por mantenerse a la espera de todos los posibles cambios que puedan darse durante este lapso de tiempo y prefieren no invertir en nada hasta estar totalmente seguros.

Las claves
  1. Regulación de la temperatura y escaparates apagados

    Desde la pasada madrugada, el aire acondicionado no puede estar a menos de 27 grados. La humedad relativa debe mantenerse entre el 30% y el 70%. A partir de las 22 horas, los escaparates deberán estar apagados si están desocupados en ese momento.

  2. Instalación de sistema automático de cierre de puertas

    A partir del próximo 30 de septiembre, todos los locales deberán contar con un sistema automático de cierre de las puertas que dan a la calle para evitar que estén abiertas de par en par y que el aire acondicionado se escape al exterior.

  3. Carteles de información e inspecciones de eficiencia energética

    Todos los comercios afectados deberán colocar carteles o pantallas informativas en la entrada antes del 2 de septiembre. Además, deberán someterse a una inspección de eficiencia energética todos aquellos que no hayan realizado una desde el 1 de enero de 2021.