La zona de Es Pla de Ciutadella está viviendo recurrentes apagones en horas punta, el último con 589 abonados afectados. | Josep Bagur Gomila

26

Las primeras medidas del decreto de ahorro energético del Gobierno, que obligan a apagar escaparates más allá de las 22 horas y a controlar la temperatura de los locales, han entrado en vigor en Menorca entre un clima de indignación empresarial por los reiterados fallos en el suministro que se están produciendo en las últimas semanas en pleno apogeo de actividad.

La noche del martes se produjo un corte en Es Pla de Ciutadella que afectó a casi 600 abonados y este miércoles se registró uno más, en pleno turno de cenas, que interfirió de lleno en la actividad de los restaurantes.

En las últimas semanas se han sucedido los cortes prolongados de luz en enclaves tan turísticos como Ciutadella, Fornells, la zona portuaria de Es Castell o el centro de Maó, provocando enormes problemas tanto económicos, como de operatividad a los negocios y quejas entre los clientes que terminan afeando la imagen del destino.

Noticias relacionadas

Lea todos los detalles en la edición impresa y además:

  • La poca fiabilidad del suministro lleva a algunos negocios a buscar generadores

  • Caos en el servicio de cenas: arroces a medias, peleas y gente que se niega a pagar

  • Endesa defiende que su plan para reducir al máximo los tiempos de reparació funciona

Lea la noticia completa en la edición impresa del 11 de agosto en Kiosko y Más