La Salle de Maó ha perdido, una vez iniciadas las clases, a dos tutores por este motivo | Josep Bagur Gomila

38

La estabilidad de las plantillas del personal docente de los centros de educación concertada de Menorca se tambalea por la incorporación de los profesores en la enseñanza pública. Si bien esta situación ocurre desde hace años, los nombramientos de personal funcionario interino docente avanzan cada vez más rápido y los profesores que están inscritos en las bolsas deciden renunciar a su puesto de trabajo en la concertada para hacer una sustitución temporal o para cubrir una vacante durante todo un curso académico en la pública.

Los equipos directivos de los centros de educación concertada se encuentran, entonces, con serios problemas para completar las plantillas y ofrecer un servicio educativo de calidad, más aún cuando las bajas se dan con el curso empezado. «Es una situación muy complicada que deriva de una falta de compromiso y responsabilidad por parte de los profesores que abandonan sus plazas», lamenta Jorge Díaz, representante de las escuelas católicas de Menorca.

Noticias relacionadas

El colegio La Salle de Maó es uno de los afectados. Recientemente, ha perdido de manera sobrevenida a dos tutores por este motivo y a otros dos docentes por estar de baja. Así, habiéndose iniciado ya el curso escolar, busca a cuatro profesores de ciencias, catalán e inglés en ESO. El mayor problema es, precisamente, que los profesores que se van de la concertada a la pública una vez iniciadas las clases no avisan con 15 días de antelación y no dan margen para que los centros cubran con otros candidatos esos puestos de trabajo, más aún cuando se trata de especialistas.

«Siempre intentamos dar una respuesta lo más rápida posible, pero nos sabe mal por los alumnos y las familias», reconoce Jorge Díaz, quien también confiesa que esta situación es difícil de solucionar, no por las condiciones laborales y salariales de los centros de educación concertada, que considera son «parecidas» a las que se ofrecen en la enseñanza pública, sino más bien por las «cuestiones personales» que influyen en la toma de decisiones.