Pasajeros frente a la zona de llegadas del Aeropuerto de Menorca. | Josep Bagur Gomila

La primera temporada de normalidad tras el bienio marcado por las restricciones de la covid-19 ha alterado notablemente el equilibrio entre los principales mercados emisores de turistas a Menorca. La novedad más llamativa es la gran presencia de turistas franceses, que ya venía apuntando alto antes e incluso durante de la pandemia. Se consolida firmemente como el segundo turista extranjero más abundante –hace apenas una década ni tan siquiera aparecía entre los 20 principales mercados– solo por detrás del británico.

El incremento de su presencia respecto al año 2019 es más que evidente. Entonces entre los meses de abril y mayo se registraba la llegada a Menorca desde aeropuertos franceses de 60.606 personas. En 2022 han sido 146.606, 86.000 más, un incremento del 142 por ciento que no tienen en cuenta el creciente número de turistas y propietarios de segundas residencias galos que optan por llegar con escala.

Noticias relacionadas

El aumento de la llegada de turistas franceses ha ayudado a compensar con creces la pérdida de presencia de mercados mucho más consolidados en el tiempo como son el británico, que esta temporada ha aportado sa las llegadas al aeropuerto un ocho por ciento menos de pasajeros (casi 40.000 menos), y sobre todo el alemán, que parece que no termina de tocar fondo. Este mercado tan vinculado a Mallorca y –siempre se ha dicho– con tanto potencial desestacionalizador cada año que pasa se aleja de Menorca un poco más.

Los datos de llegada de pasajeros son muy llamativos. De abril a octubre apenas han llegado 56.960 viajeros desde aeropuertos germanos. Antes de la pandemia, ya en un mal año para este mercado, lo hicieron en el mismo periodo 78.190. Son 21.230 viajeros menos, una caída superior al 27 por ciento que viene a ahondar en la herida abierta. Lejos quedan aquellos años en que el mercado alemán ocupaba el segundo lugar en el ranking de visitantes extranjeros a la Isla. Ahora han bajado al cuarto lugar y se acercan al grupo de eternos países de origen menores para la Isla como Suiza.

Dependencia nacional

La pérdida de visitantes británicos en pleno ‘boom’ turístico ha hecho que Menorca agrande su dependencia de un mercado nacional que cada vez muestra mayor predilección por un destino que antes era el gran desconocido del turista español. El gran incremento de la conectividad con aeropuertos nacionales que se ha vivido esta temporada explica las cifras: 829.043 pasajeros llegados en vuelos domésticos entre abril y octubre. Son curiosamente menos que en el mismo periodo de 2021 pero suponen un incremento del 19,7 por ciento en relación a 2019 (136.740 personas más). El otro gran mercado que crece es el italiano, con casi 27.000 viajeros aterrizados más, un 25,3 por ciento.