En las calles de Menorca hay contenedores para papel y cartón, vidrio y envases, pèro no para residuos orgánicos. | Josep Bagur Gomila

La recogida de los residuos orgánicos para destinarlo a compostaje es una de las «asignaturas pendientes» en Menorca, tal como reconoció el Consell hace unas semanas, ya que su implantación es residual. Por ello, el Consorcio de Residuos presentó dos proyectos para acogerse a la convocatoria de 2022 de los fondos Next Generation y han sido aceptados.

Los dos proyectos que se financiarán con ayudas de los fondos europeos en cuestión son por un lado la adquisición de material para la recogida separada de los residuos orgánicos en Maó y Es Castell, coincidiendo con la implantación del servicio puerta a puerta, con una subvención de 483.648 euros. Y el otro proyecto, que se desarrollará paralelamente en los otros seis municipios, consiste en implantar la recogida de residuos orgánicos, en este caso con una ayuda de 78.000 euros.

Las ayudas para mejorar la gestión de los residuos de Menorca se han dado a conocer este miércoles en la sede del Consell por parte del conseller de Medio Ambiente y Territorio del Govern, Miquel Mir; el conseller balear de Fondos Europeos, Universidad y Cultura, Miquel Company, y el conseller de Medio Ambiente y Reserva de Biosfera del Consell y presidente del Consorcio, Josep Juaneda.

Noticias relacionadas

Juaneda no ha puesto fecha a la implantación del puerta a puerta en Maó y Es Castell y se ha limitado a afirmar que «se hará de forma inminente». Ha incidido que «está más que demostrado que será un punto de inflexión para tener unos porcentajes de separación de residuos mucho más altos» y que la implantación de la recogida de los residuos orgánicos en el resto de municipios «facilitará la gestión en destino y permitirá disminuir los residuos que acaban en el vertedero».

Otros tres proyectos

Además de estos dos proyectos, otros tres recibirán financiación europea, lo que aporta a Menorca un total de 1,78 millones de euros para mejorar la gestión de los residuos. Los otros tres proyectos subvencionados son para la planta de biogás que se construirá en Milà (1,04 millones); otros 61.659 euros para la nueva planta de residuos voluminosos de Maó; y 117.260 euros para implantar ‘deixalleries’ móviles, tal y como contempla el nuevo contrato del servicio, lo que permitirá extender este servicio a núcleos y urbanizaciones alejadas de los cascos urbanos y «rebajar las aportaciones municipales» para la prestación de este servicio mancomunado.

15,4 millones para Balears

La convocatoria estaba dotada de un total de 15,4 millones de euros que se distribuyeron por islas siguiendo criterios de proporcionalidad. Por islas, en Mallorca se han subvencionado doce proyectos por valor de 11,87 millones de euros, mientras que en Eivissa los tres proyectos reciben 1,6 millones y Formentera, con un proyecto, recibirá una subvención de 214.785 euros.

Mir ha destacado que esta convocatoria es «la inyección de dinero público más importante en materia de residuos en las Illes Balears y debe ser una de las bases para poder cambiar el modelo de gestión y avanzar así hacia una economía circular, dando cumplimiento a los objetivos establecidos en la Ley balear de residuos».