Los operarios de la brigada municipal colocaron la verja con rejas en una de las entradas de la cueva, a falta de colocar la otra | Javier Coll

12

Integrantes de la brigada municipal del Ayuntamiento de Maó procedieron ayer por la mañana a cerrar la cueva situada en la parte alta del skatepark de Maó, donde tenían lugar las presuntas prácticas delictivas de trapicheo de drogas y corrupción de menores, según la investigación abierta por la Policía Nacional.

Una verja metálica ha sido instalada en una de las dos entradas de la cueva. La verja está provista de barrotes verticales y horizontales, que incluyen una puerta cerrada con candado.

La cueva tiene otra entrada, ya que se comunica por su interior, que de momento está protegida por una tela y una red metálica, aunque esta misma semana se colocará otra verja para impedir su acceso.

Es en este lugar donde se producía el trapicheo de drogas y la presunta corrupción de menores con encuentros entre adultos y adolescentes. Según la información recabada en las diligencias, uno de los cuatro detenidos en este caso vivía provisionalmente en esta misma cueva cuando fue arrestado.

La pasada semana este y otro de los acusados que habían sido encarcelados recibieron el auto de libertad provisional solicitado por sus abogados y la fiscal. Solo permanece en prisión uno de los tres que entraron en la cárcel.