La mujer sufrió la parada cardiaca durante el bautismo de buceo en Es Clot d’en Barceló.

4

Tres años de prisión solicita el Ministerio Fiscal al propietario de una empresa de buceo del puerto de Ciutadella, y un monitor, acusados del homicidio imprudente de Teresa Martínez Jiménez, de 51 años, el 30 de agosto de 2016. Mañana se celebra el juicio penal en una sala del Juzgado Social de Ciutadella, después de que la acusación ya haya alcanzado un acuerdo para la indemnización a la familia.

La mujer se sintió mal cuando realizaba un bautismo de buceo en la zona de Es Clot d’en Barceló, en Ciutadella, junto a su hijo y una sobrina, a unos 9 metros de profundidad, el 27 de agosto. Cuando quiso subir a la superficie lo hizo de forma rápida y descontrolada. Fue atendida por un médico que iba en el mismo grupo, y asistida por los dos acusados, hasta que llegaron al puerto y fue trasladada con urgencia al Hospital Mateu Orfila donde fallecería cuatro días después por una hipoxia cerebral como consecuencia de la parada respiratoria.

El homicidio imprudente que se imputa a los dos acusados obedece a que la mujer consignó en la declaración responsable previa al inicio de la actividad, que tenía historial y antecedentes de problemas cardiacos. La investigación de los GEAXde la Guardia Civil constató numerosas irregularidades en la empresa, como que los responsables no tenían las certificaciones necesarias para dirigir la actividad ni equipos mínimos obligatorios.

La mujer fallecida fue la última en iniciar la inmersión. A una profundidad de unos dos metros, los acusados, sabiendo que no cumplían el protocolo, solo efectuaron tres ejercicios de los seis obligatorios y descendieron hasta los 9 metros, lo que causó el desfallecimiento de la mujer y su posterior óbito.

La mujer sufrió la parada cardiaca durante el bautismo de buceo en Es Clot d’en Barceló.