Tres de los detenidos ya están en prisión provisional en la cárcel de Maó.

Una ramificación de traficantes de droga asentados en las barriadas de Son Gotleu y Es Rafal Nou, de Palma, pretendían extender el negocio a Menorca haciendo llegar a la Isla importantes cantidades de heroína y cocaína a través de mulas, para después venderlas en el territorio insular, hasta que han sido descubiertos y desarticulados por la Guardia Civil. Los cabecillas habían dado los pasos necesarios encaminados a constituir un grupo criminal de origen nigeriano que ya operaba en la Isla como ha constatado el equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Menorca en el marco de una operación que ha denominado «Margheritte».

Los agentes habían detenido hasta el día de ayer a 11 hombres de entre 18 y 50 años de edad, como integrantes de esta organización. Dos de ellos vivían en Mallorca y el resto en Menorca. Entre los detenidos, tres son nigerianos, siete españoles y uno más es de nacionalidad peruana. Dos de los arrestados del país africano pertenecían a una de las ramas de ‘narcos’ que trafica con sustancias estupefacientes en las dos barriadas de Palma.

Por este motivo la Guardia Civil concluye que el objetivo de este grupo, que años atrás consiguió sacar de ambas barriadas a los traficantes de raza gitana para hacerse con aquel mercado, era prolongar el negocio en esta Isla. Los agentes detuvieron a uno de los nigerianos a su llegada al puerto de Ciutadella, el pasado febrero, mientras que el otro, también nigeriano, lo fue en el Aeropuerto de Menorca. Ambos eran mulas que portaban en el interior de su organismo diferentes cantidades de cocaína desde Mallorca.

Trastero y piso en Maó

En total los agentes que han llevado a cabo la operación han intervenido 570 gramos de heroína, 350 de cocaína y seis kilos de marihuana, con un valor aproximado de 80.000 euros. Además se incautaron de sustancia de corte, varias balanzas de precisión y diversas herramientas para dosificar las drogas. También fueron intervenidos varios teléfonos móviles. La mayoría de la droga estaba oculta en un trastero alquilado en el centro de Maó que descubrieron los investigadores. Además las pesquisas llevaron a los guardias civiles a un piso situado en la barriada de las Tanques del Carme, de la misma ciudad, desde donde se dirigían las operaciones. La investigación se había iniciado en octubre con la llegada de un hombre nigeriano al aeropuerto, procedente de Francia, con antecedentes por tráfico de drogas.

Imagen del material incautado por la Guardia Civil
Imagen del material incautado por la Guardia Civil

Este tenía contactos con los otros ‘narcos’ de las ramas palmesanas. El grupo criminal constituido en Menorca se organizaba en diferentes categorías, según su participación. Había varias mulas que transportaban la droga en sus organismos, recaudadores de los beneficios de la venta de las sustancias, y el último eslabón, que eran los distribuidores al menudeo en Alaior, Son Parc y Maó, principalmente. En un segundo nivel la Guardia Civil identificó al resto de la red local, que eran los pequeños traficantes, todos ellos jóvenes consumidores habituales de estas drogas en Menorca.

La Guardia Civil da por desmantelado el grupo aunque podrían practicarse nuevas detenciones ya que la investigación todavía sigue activa. Hasta el lunes el caso había permanecido en un Juzgado de Maó bajo secreto sumarial. Los 11 detenidos han quedado acusados de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. Tras prestar declaración ante el juez que instruye la causa, este decretó el ingreso en prisión preventiva de tres de los arrestados mientras que los otros están en libertad provisional con cargos, en principio, hasta la celebración del juicio.