A la derecha, Eduardo Enrique Estela Roget, condenado por asesinato, hablando con su abogado en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Palma. | Alex Sepúlveda

Eduardo Enrique Estela Roget ha sido declarado la tarde de este jueves culpable del delito de asesinado de su esposa, Elisabeth Pimentel Montilla, por el jurado popular que ha seguido el juicio del crimen del jacuzzi en la sección segunda de la Audiencia Provincial.

El portavoz del jurado ha ido leyendo los resultados de cada uno de los puntos que marcaban el objeto del veredicto, que han resultado en su totalidad, desfavorables al acusado. En el último de ellos también han mostrado su negativa a una posible suspensión de la condena o indulto de Eduardo Estela, responsable de la muerte de su esposa a la que drogó y ahogó en el jacuzzi de la nave de Ciutadella en la que vivían, el 18 de junio de 2018.

La fiscal, Reyes Miñambres, y el abogado de la CAIB, Aarón Durán, en la acusación particular, se han mantenido en la petición de los 25 años de cárcel e indemnización a los padres de la fallecida, de 150.000 euros. El letrado de la defensa, Juan Ignacio Sanz Cabrera, ha pedido la pena mínima en el tramo legal aplicable.

Noticias relacionadas

Será la magistrada presidenta del tribunal, Mónica de la Serna, la que dicte la condena en los próximos días, en base al veredicto de culpabilidad y las peticiones de fiscalía y abogados. El juicio ha quedado así visto para sentencia.

Testigos y audios, decisivos

Eduardo Enrique Estela Roget, de 43 años de edad y natural de Caracas, aunque con nacionalidad española, fue detenido 17 meses después del crimen. En el juicio celebrado entre el lunes y este jueves en la Audiencia Provincial de Palma, el ya condenado negó en todo momento los hechos. No obstante, los diversos testimonios que han declarado en la vista oral, así como la reproducción de distintos audios y mensajes que lo incriminaban, han resultado decisivos en la decisión del jurado popular.

El asesino de Elisabeth Pimentel Montilla también está acusado, en este caso en Venezuela, de haber matado a la que era su novia, Grociennys Jhoana M.M., el 31 de diciembre de 2009, en el estado venezolano de Miranda, dos días antes de huir a España.