Tras un año de ausencia del calendario, la veterana muestra, una de las más tradicionales de Ferreries, regresó con un programa del que cabe destacar la gran oferta de actividades | Gemma Andreu

1

El camino hacia la nueva normalidad se va respirando ya en el ambiente. Después de meses sin celebrarse en Ferreries, las ferias volvieron al calendario del municipio. Y lo hicieron    para una cita tan especial como la Fira d’Artesanía,Artística i Agroalimentària, que este fin de semana está celebrando por todo lo alto su 20 aniversario.

Confiesan desde el Consistorio que tenían sus «dudas» sobre el regreso de la cita. La mejoría en la evolución de la pandemia invitaba a dar un paso adelante, pero nunca se sabe cómo va a responder el público. Y al final ha sido    «una sorpresa», en el sentido positivo, confiesa el concejal de Ferias y Mercados, Gabriel Janer, quien    celebra «la buena respuesta» del público durante la primera jornada de la cita. «Sin duda está siendo un muy buen regalo para celebrar los 20 años», añade al respecto.

Y es que Ferreries disfrutó este sábado de un magnífico ambiente festivo. Y más allá de la visita de los habituales paseantes, muchos de ellos desplazados desde fuera del municipio, desde el Ayuntamiento ponen el acento en la «participación» popular en los actos programados.«Se ha demostrado que la gente esperaba con ganas el retorno de este tipo de ferias», concluye Janer cuando habla de una cita que, como tantas otras, tuvo que suspenderse el año pasado.

Gran parte del éxito de la muestra ha sido la apuesta decidida por un formato cercano al de antes de la pandemia, con un gran abanico de actividades complementarias a los habituales puestos fijos de venta. Eso sí, ciñéndose a las normas de seguridad vigentes y cumpliendo con una exigencia fundamental, la de la inscripción previa para participar en los talleres, que se ofrecen    con un aforo limitado.

Este año están tomando parte en la muestra    17 expositores instalados en la Plaça Espanya y otros cuatro en sus locales habituales.    Una oferta central en torno a la que giraron ayer actividades de lo más variadas. Hubo una demostración de baile a cargo de la Escola de Dansa de Ferreries, Damià Riudavets exhibió su colección de fotos de aves de Menorca, un taller de cerámica de la mano de Clara Vila y otro de modelaje de barro impartido por Daniel Amorós. La guinda a la mañana la puso con su animado ritmo Sa Xaranga des Xubec. Por la tarde la fiesta en torno a la feria continuó en Ferreries.