Mar Vidal, profesora de piano y directora del Conservatorio Profesional de Música de Menorca | Josep Bagur Gomila

0

Mar Vidal es una de las ponentes del XIV Foro Menorca Illa del Rei, que se celebrará este jueves con la música como tema de debate. En este encuentro, la profesora de piano y actual Directora del Conservatorio Profesional de Música y Danza de Menorca, Mar Vidal, se centrará en explicar la función de la música a nivel educativo en la Isla. Está previsto que más de 500 personas acudan a un acto que se ha consolidado como un referente en el agosto menorquín.

Trayectoria profesional

Mar Vidal es mallorquina, desde 2010 reside en Ciutadella y trabaja desde entonces en el Conservatorio de Música y Danza de Menorca. Desde hace 28 años se dedica a la docencia especializada en piano. Ejerce también como pianista acompañante. Empezó en la Isla como jefa de estudios del Conservatorio durante cinco años. En 2021 fue nombrada directora por un periodo de cuatro años.

Estudió en los conservatorios de Mallorca y de Zaragoza. En 1999 entró como pianista interina en el Conservatorio Profesional de Palma.

Vive la música como una pasión profesional. Su otra pasión es el mundo de los caballos y la hípica.

Usted tiene mucha afición por la hípica. ¿Cree que a los caballos les gusta la música, o los nota bailar?

—Decido hacer las oposiciones en la isla de Menorca precisamente porque juntaban mis dos pasiones: los caballos y la música. He hecho doma durante 25 años, cuando competía notaba que mi caballo era guiado por la melodía para realizar los movimientos. Él mismo se ponía a hacer solo los ejercicios, relacionaba la música con el deporte. Por lo que estoy segurísima de que los caballos sienten la música.

Tengo clarísimo que todas las especies tienen una estrecha relación con la música. Los que tenemos caballos lo notamos más porque ves como el animal empieza a hacer los movimientos guiado por la música.

¿Realmente Menorca tiene un nivel de actividad musical tan importante como suele decirse?

—Tiene un nivel muy intenso en lo que se refiere a la cantidad de escuelas de música, de corales, de bandas musicales que hay. Teniendo en cuenta el número de habitantes, la calidad musical es altísima. Si miramos un poco la trayectoria histórica, hay muchos músicos importantes que han salido de la Isla. Igual pasa en la hípica, creo que aquí tienen jinetes compitiendo muy buenos.

¿Qué es lo que más le llamó la atención cuando llegó a la Isla y descubrió su ritmo musical?

—Lo que más me llamó la atención positivamente al venir a la Isla es la gran demanda que había de estudios musicales.

Pese a la gran actividad de demandada vi una considerable falta de infraestructuras y de medios, en comparación a las otras islas de la comunidad.

Contrasta esa vitalidad con la precariedad de las instalaciones del Conservatorio.

—Me sorprendió en la situación en la que se trabaja. Al haber tanta demanda se cuenta con pocos medios. Es un asunto que tiene pendiente la Conselleria junto con el Conservatorio de Menorca en mejorar las instalaciones y dar respuesta a una reivindicación histórica.

¿Cómo ve el proyecto de la Sala Augusta? ¿Ha participado el Conservatorio en el diseño de este proyecto?

—Vemos bien que se haga una sede del Conservatorio. Queremos que los nueve millones que se invertirán, se proyecten bien en unas infraestructuras que permitan que el Conservatorio pueda crecer en el futuro. Que cubra por lo tanto, la necesidad educativa de la Isla, tanto a nivel musical como de danza.

En ningún momento se ha consultado al Conservatorio el diseño del proyecto. Pero vemos importante que se lleve a cabo ante una precariedad de infraestructuras que son necesarias desde hace 42 años. Y poder así cumplir con las funciones adecuadas en el futuro.

¿Cuál es la situación de matrícula en el Conservatorio? ¿Pueden atender toda la demanda?

—Actualmente sí que podemos atender toda la demanda. Lo que sí que ha habido es una bajada de matricula. Es un perfil que está ocurriendo en toda España por falta de natalidad, es lo normal. Somos unos privilegiados dentro del sistema educativo. Tenemos un perfil de alumnado que tiene unas inquietudes musicales y formativas destacables. Interesados por la música. Eso se nota en los resultados académicos.

¿Cómo es la colaboración con las escuelas municipales de música?

—Creo que es un trabajo que hay que mejorar. Es verdad que ha habido muchos cambios de dirección. Lo que provoca que no haya un proyecto de futuro consolidado. Por lo que uno de los objetivos fijados es hacer actividades conjuntas con las escuelas de música.

¿Cómo describiría el nivel del Conservatorio de Menorca comparado con otros centros?

—Tenemos un porcentaje más bajo de población que Mallorca y muy parecido al de Eivissa. En similitud nos acercamos a Eivissa al tener ellos también dos sedes. En proporción al alumnado que tenemos respecto a Mallorca, el nivel es bastante más alto. No hay ningún alumno de Menorca que haya querido hacer estudios en el Superior que no haya pasado las pruebas de acceso.

Este mismo año, Quim Febrer, en la prueba de acceso en flauta, ha sido el número uno. Un índice de que los alumnos salen muy bien preparados de aquí.

¿Qué cree que esperan los padres cuando matriculan a sus hijos?

—Cuando los alumnos entran en el elemental, tienen entre siete y ocho años. Los padres vienen interesados en que tengan una cultura musical, porque les atrae algún instrumento, les atrae la música... Y se empieza así una educación musical complementaria. Dentro del profesional ya entran con otras expectativas. De querer ser músico, a sacarse el título de profesional, y pasar una licenciatura.

Contamos con algunos pianistas destacados en Menorca como Marco Mezquida ¿Qué opina de su estilo?

—Personalmente no lo conozco, sé que estudió en el Conservatorio. Por las veces que he podido escucharle, lo veo un gran pianista. Tiene una técnica que viene del clásico. Tengo una total admiración por su trabajo.

¿Cuál sería su prioridad como directora del Conservatorio a corto plazo?

—A corto plazo producir una serie de convenios para mejorar las instalaciones. Que tenemos tanto en la sede de Ciutadella como en la de Maó. Y poder ampliar. Para poder completar los estudios. A largo plazo se debería plantear hacer un Conservatorio que de verdad de calidad a toda la demanda de música y danza. Que escuchen la opinión del Conservatorio.