Los menorquines pagamos hoy por los carburantes más que antes de la entrada en vigor, hace setenta días, de la bonificación de veinte céntimos que aprobó el Gobierno para paliar el impacto de la insoportable escalada de precios en la gasolina y el gasoil. La escalada ha continuado y ya supera los dos euros por litro.

Según el último Boletín Petrolero de la Unión Europea, la gasolina ha alcanzado en España un nuevo máximo histórico tras encadenar siete semanas de subidas y ya se ha ‘comido’ la totalidad de la subvención de veinte céntimos por litro. Durante este último año ha aumentado en 75 céntimos por litro y en la práctica duplica lo que valía en junio de 2020. El descuento de veinte céntimos, vigente hasta el 30 de junio, se prorroga tres meses y el Gobierno anuncia que analizará si aplica «algún tipo de aportación adicional» a petroleras o empresas de electricidad si están teniendo beneficios que «puedan ser no justificados».

Mientras, los ciudadanos y las empresas sufren este encarecimiento sin que el Gobierno formado por el PSOE y Unidas Podemos se plantee ni valore reducir los impuestos que gravan los carburantes, que suponen el 52 por ciento de su precio.