De la ventana de un bar cuelga un cartel que dice '2G+'. Los líderes regionales y federal han acordado el acceso limitado a los restaurantes, aplicando esta regla que solicita recuperación o estado de vacunación completo más pruebas de diagnóstico para acceder a los interiores. | Reuters

0

Alemania ha registrado este sábado más de 55.800 contagios y 268 fallecidos por coronavirus durante las últimas 24 horas, mientras mantiene unos niveles de incidencia semanal relativamente elevados, aunque claramente inferiores al apogeo de las últimas semanas. El Instituto Robert Koch, el ente gubernamental de control de enfermedades infecciosas, ha señalado a través de su página web que durante las últimas 24 horas se han registrado 55.889 positivos más lo que eleva las cifras totales desde el inicio de la pandemia a 7.473.884 y 113.900 decesos, respectivamente.

La cifra supone un descenso respecto del pico del jueves, cuando se superaron los 64.000 positivos, la cifra más alta desde principios de diciembre y que se acercaba al récord notificado el 26 de noviembre de 2021, cuando se superaron los 76.000 positivos en 24 horas. Asimismo, el organismo ha indicado que la tasa de incidencia acumulada durante los últimos siete días es de 335,9 casos por cada 100.000 habitantes, por encima de los aproximadamente 300 de la víspera, con 279.308 positivos durante la última semana. El canciller alemán, Olaf Scholz, instó el 31 de diciembre a la sociedad alemana a que se una en la lucha contra la pandemia de coronavirus y apoye la renovación que su gobierno planea para el país.

Las autoridades sanitarias ya habían advertido de que los datos registrados durante el receso navideño no eran realistas y contaban con un aumento exponencial de casos, vinculado también al embate de la variante ómicron, al comenzar el año. Ante la expansión de la variante ómicron y el riesgo que, según las autoridades sanitarias, supone para el mantenimiento de los servicios esenciales debido al elevado número de contagios que se anticipa, el Gobierno y los líderes regionales acordaron nuevas medidas. Así, la cuarentena se reducirá de 14 a 10 días, que se podrán acortar a siete con la presentación de un test negativo, mientras que quienes hayan recibido la dosis de refresco estarán totalmente exentos de realizarla tras estar expuestos al virus. Además, quienes no hayan obtenido la tercera dosis deberán someterse a test antes de poder acceder a bares y restaurantes, vetados por completo a los no vacunados.