Escuchar nuestra canción favorita hará que rápidamente nos sintamos muy bien. En la imagen, concierto de Alejandro Sanz en Palma. | Jaume Morey

0

¿Quién duda de que la música es uno de los dones más preciados que tenemos? En el Día de la Música te damos diez argumentos sobre los beneficios de educar y entrenar el oído, ya sea practicando con algún instrumento o deleitándonos con su sonido.

-La música canaliza las emociones, formando un auténtico lenguaje universal. Más allá de los idiomas que maneja cada uno, los sentimientos que transmite la música son interpretados en un altísimo porcentaje por igual en todo el mundo.

-La música contribuye a un mejor desarrollo del cerebro en el caso de los niños que la practican activamente. Neurólogos norteamericanos y canadienses han demostrado diferencias en la estructura cerebral de escolares en base a si practican o no música al menos cuatro veces a la semana.

-La música también está indicada en el caso de los adultos. Los expertos han constatado que aumenta las interacciones entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, integrando mejor la información. Ello permite simultanear los estímulos visuales, auditivos y emocionales, y traducirlos en movimientos a la vez que escuchan al resto de músicos.

-¿Por qué alguna clase de música nos hace sentir tan bien? Será porque al escuchar nuestra canción preferida liberamos endorfinas, una sustancia neurotransmisora que aumenta la sensación de bienestar y de relajación.

-Popularmente se dice que la música amansa a las fieras. Sobre lo que sí que está claro que ejerce influencia es sobre las plantas; la mayoría gozan de mejor salud y crecen más si están rodeadas de sonidos armónicos y agradables.

-Seguro que alguna vez has escuchado una canción y no te la has podido sacar de la cabeza durante horas o quizás días. Este fenómeno lo llaman 'gusano musical'.

-La música que escuchamos más habitualmente en nuestra juventud, alrededor de los veinte años de edad, es la que tiene más posibilidades de permanecer entre las principales preferencias musicales a lo largo de toda la vida.

-¿Es mejor el original o la copia? En este sentido, la primera versión que escucha una persona tiene más posibilidades de permanecer más en la memoria que las sucesivas 'covers' que le puedan llegar.

-Aunque no lo percibas, tu corazón late al ritmo de la música que te rodea. En general, su latido variable se acompasa de forma sincrónica a los sonidos musicales que percibimos.

-¿Por qué en bares nocturnos y discotecas tienden a tener la música muy alta? Quizás porque está demostrado que escuchar música a un volumen muy elevado incita a la mayoría de personas a beber más en un corto espacio de tiempo.