El certificado se exigirá en los restaurantes con aforo de más de 50 personas. | Jesús Jusué

4

La aprobación por parte del Govern de extender el uso del pasaporte COVID –que está a la espera del aval de la Justicia– ha propiciado un repunte de descargas del mismo a través del IB-Salut. El pasado lunes, cuando el Ejecutivo autonómico aprobó e hizo pública la medida, se expedieron 11.583 certificados. Representan casi dos de cada diez de todos los emitidos en la última quincena. Desde el 15 de noviembre, según datos del IB-Salut, se han registrado un total de 66.910 descargas. El pasaporte COVID, que se puede conseguir telemáticamente, acredita que una persona cuenta con la pauta completa de vacunación; que la persona se ha hecho una prueba de diagnóstico cuyo resultado ha sido negativo, con una validez de 72 horas a partir de la realización del test PCR, o de 48 horas en caso de un test de antígenos; o bien que se ha superado la enfermedad, con una validez de seis meses. En total, en Balears se han expedido más de 860.300 certificados de este tipo. Se trata de una cifra superior a la de personas con pauta completa de vacunación, pues se puede conseguir acreditando cualquier otra de las circunstancias mencionadas.

De acuerdo con los últimos datos de Salut, un total de 850.838 ciudadanos tienen la pauta completa de vacunación. Representan el 83,1 % de la población diana, es decir, la mayor de 12 años. Asimismo, hay 878.370 personas con la primera dosis, entre las que se cuentan las que llevan la pauta completa. Cabe destacar, en este sentido, que en las últimas semanas, se ha registrado un aumento de personas con la primera dosis. Durante el último fin de semana se han inyectado el doble de primeras dosis que en el anterior. Se trata de un hecho que se podría atribuir a la extensión del uso del pasaporte COVID, no solo en Balears, sino en otras comunidades y países europeos.

En caso de obtener el aval de los jueces, a partir del sábado próximo, en Balears se ampliará la exigencia del certificado sanitario para acceder al interior de bares de copas; restaurantes con un aforo de más de 50 personas; y locales donde se lleven a cabo celebraciones con más de 50 participantes siempre que haya actividad de restauración o baile. La presidenta Francina Armengol defendió ayer la política preventiva del Govern tras la ampliación del requisito del pasaporte COVID para no tener que imponer más restricciones. Por su parte, el portavoz del Partido Popular en el Parlament, Antoni Costa, criticó que tenga que «mendigar» a los tribunales para poder aplicar medidas.