La Red Centinela de las Islas Balares está integrada en la Red nacional de Vigilancia Centinela de la Gripe. | Pilar Pellicer

2

El Gobierno trabaja en un cambio de estrategia para la gestión de la pandemia del coronavirus. El mayor cambio se basa en gripalizar el virus y no notificar diariamente todos los casos. La COVID pasaría a ser una enfermedad endémica, tal y como confirmó este pasado lunes el presidente del Gobierno podría basar su experiencia en la red centinela de gripe para este nuevo sistema en el que no se notifican diarios tal y como hemos visto hasta ahora. «Creo que tenemos las condiciones para que, con precaución y poco a poco, empecemos a evaluar la evolución de esta enfermedad con parámetros diferentes», apuntó Sánchez.

Para establecer este nuevo sistema de vigilancia, Baleares cuenta con la experiencia de la red centinela de la gripe desde hace años. El sistema que complementa la vigilancia de la gripe se lleva a cabo a través del registro EDO, una lista de aquellas enfermedades transmisibles que los médicos están obligados a notificar al centro de salud pública. Según explican en el Ib-Salut, la red centinela recoge información durante la temporada gripal (desde la semana 40 de un año hasta la semana 20 del año siguiente) para posteriormente ser estudiada. Este procedimiento, que está totalmente consolidado desde hace años, se basa en la recepción de información individualizada sobre los casos de gripe detectados por una muestra de médicos de familia y pediatras de centros de salud.

Actualmente, en las Islas hay una treintena de médicos centinela que, desde sus consultas, atienden a sus pacientes que aceptan de manera voluntaria colaborar de esta forma en la vigilancia de las enfermedades. Es decir, no son extras del sistema, sino que deciden colaborar en el estudio de la enfermedad desde su puesto de trabajo. Los pacientes son seleccionados de manera sistemática para tener una muestra real de lo que sucede con la enfermedad, tal y como se hace en las encuestas. La red de control en las Islas incluye la vigilancia microbiológica de la gripe mediante el análisis de frotis faríngeo de una parte de los casos. En la gestión de este sistema –especialmente en la gestión de las muestras- intervienen las Unidades Insulares de Epidemiologia. El laboratorio de microbiología del hospital Son Espases es el de referencia para la red respecto al análisis de las muestras.

La Red Centinela de las Islas Baleares está integrada en la Red nacional de Vigilancia Centinela de la Gripe. Existe un grupo de trabajo nacional específico para la vigilancia centinela de la gripe en España. La Red Centinela de las Islas Baleares se puso en marcha por primera vez con cobertura en todo nuestro territorio en la temporada 2000-2001. A partir del año 2010 (temporada gripal 2010-2011) el sistema de vigilancia centinela de gripe incorpora de manera estable –en coordinación con el Centre Nacional de Epidemiología- un subsistema de vigilancia de casos graves hospitalizados y confirmados por laboratorio. Este subsistema no cubre la vigilancia de todos los hospitales de nuestra Comunidad y su cobertura se limita al hospital Son Espases. A nivel nacional, la red centinela de la gripe en España cuenta con unos 500 médicos de Atención Primaria, 200 pediatras, más de 100 hospitales y 20 laboratorios de apoyo.