Partido no apto para cardíacos el vivido este sábado en el Pavelló, con un Alcobendas que puso contra las cuerdas la recepción local | Josep Bagur Gomila

0

Este sábado, en el primer partido en el Pavelló 50 días después y frente al mejor rival que ha pisado este año Ciutadella, el Avarca de Menorca sucumbió en la orilla ante el Feel Alcobendas, equipo de mucha presencia física y que por momentos complicó y mucho la noche a las locales. Fue el primer tropiezo en casa y la cesión temporal del liderato al ganar La Laguna en la pista del Madrid Chamberí –rival este domingo por la mañana del Avarca –por un 2-3 con sufrimiento.

El taquicárdico encuentro de este sábado tuvo que decidirse en un ‘tie break’ a cara o cruz y tras muchas alternancias en el juego y en el electrónico. Con el 2-2 en el marcador, las espadas en alto y el público divirtiéndose con el espectáculo pese a sufrir con las suyas, en el quinto set, como en los demás, puso tierra de por medio primero Alcobendas (2-6) y Bep Llorens solicitó tiempo muerto, que tuvo reacción, con la mejor, Maira Westergaard (33) de estilete. Tras ir siempre por detrás, una intermitente Cris Llorens ponía un 11-10, con Westergaard al saque. Aparecía Sara Folgueira, un tanto espesa esta jornada, y con la visitante Elizaga, mantenían la igualada 13-13. Esta sería la tónica del ‘tie break’, con máxima tensión en el ‘poli’, por el resultado y por las discutidas decisiones arbitrales, que ayer enfadaron y mucho al respetable.

Westergaard y Sansó iban adelantando al Avarca pero reaccionaba Alcobendas (17-17). Punto directo de la argentina pero primero Malloy y después un bloqueo de Elizaga, la mejor de las madrileñas, sentenciaban la contienda con el 2-3, ganándole los dos encuentros al Avarca. Pero antes de llegar al epílogo del mejor partido visto de momento este curso 2020-21 en casa, se jugaron cuatro sets, en modo montaña rusa. En el primero, Llorens salía con su equipo de gala y lo cerraba 25-19 a su favor, llegando a mandar 21-11, pese a reaccionar la madrileñas y maquillar un set que vio debutar en el Pavelló a Sofía Martínez. Pintaban bien las cosas con el 1-0 pero Alcobendas siguió su reacción y empezó mandando 3-8 guiado por Elizaga; Llorens entraba a Sanchís y Martínez y aparecía Westergaard y luego Sansó para hacer rugir la pista (14-13). El Avarca echaba en falta puntos de sus habituales y Alcobendas, crecido en la red, ganaba 20-25 y ponía el 1-1.

El tercero, como el segundo; salida en tromba visitante 3-9 y las locales, desconocidas. La ansiedad se apoderaba del Avarca hasta el 8-16, en pleno descalabro. Cambiaron las caras y tras polémica, 22-25 final y 1-2, con el Avarca cabizbajo. Pero este equipo es luchador y salió a por la remontada (4-1). Aparecía Folgueira para el 15-11 pero a Avarca le costaba recibir. Con 15-15 paraba el partido Llorens y un ‘gorro’ de Barrasa y el tándem Maira-Folgueira lanzaban a las suyas al 25-19 y 2-2 previo al crudo desenlace final de la derrota en la orilla.