23

El delegado del Sindicato Médico de Baleares (Simebal) en Menorca, Claudio Triay, ve «arriesgado» permitir la llegada de visitantes alemanes a la isla sin realizar a todos pruebas PCR, como prevé el plan piloto del Govern.

Triay ha reconocido la importancia de reactivar la economía, pero advierte de las consecuencias ante un hipotético rebrote de la COVID-19.

«La seguridad es prioritaria y no entiendo cómo se permite la libre circulación de personas sin realizarles pruebas PCR en origen, 48 horas antes de volar, o cuando aterrizan. No se garantizaría al 100 %, pero si descartaríamos a las personas asintomáticas», ha matizado a Efe.

El responsable sindical lamenta las «incoherentes» decisiones de las administraciones públicas.

«No comprendemos que lleguen a Balears miles de turistas alemanes, mientras nosotros no podemos volar a Barcelona o siguen los colegios cerrados. No tiene sentido. Si ocurriese al revés y fuesen 11.000 españoles a Alemania para veranear estoy convencido que nos exigirían un test», ha señalado.

Además, Claudio Triay propone crear una «tasa COVID-19, con el objetivo de cubrir el coste de las pruebas PCR. «Si queremos albergar una prueba piloto, hagámoslo bien. Pagamos seguros y el impuesto del turismo sostenible. ¿Por qué no abonar una cantidad que permita garantizar la seguridad de residentes y visitantes?», ha planteado.

Por ello, Triay ve en la prueba piloto «un riesgo excesivo» y avisa de peligro para el sistema sanitario si se produce una segunda oleada de contagios.

«No sabemos qué sucederá si se producen varios contagios. Los hoteles que habían ofrecido sus camas al Ib-Salud de Menorca están activos de cara el turismo. La única evidencia es que, si se registran positivos, la imagen de la isla como destino caería y por lo tanto la actividad económica», ha advertido.

La isla lleva 34 días consecutivos sin nuevos contagios y sin casos activos. Un enfermo sigue hospitalizado en el hospital Mateu Orfila de Maó, pero ha resultó negativo en la última prueba realizada.