El Consell invertirá en un estudio sobre la bolsa de basura que tiran los menorquines

22

El Consell destina 17.787 euros a una oferta de contrato menor para quien esté dispuesto a hurgar en la basura de los menorquines. Redactado asépticamente suena un tanto extravagante, pero en esencia ese es el trabajo que se encarga. Se trata de la partida económica que destina la primera institución insular para la elaboración de un estudio que permita conocer el contenido de la bolsa tipo que generamos los residentes en la Isla.

Los datos obtenidos permitirán establecer una clasificación de residuos como base para los cálculos relacionados con la consecución de los objetivos marcados por las leyes 22/2011 y 9/2019 de residuos y suelos contaminantes de Balears, y también para incorporarlos al Plan Director Sectorial 2019-2025 de Prevención y Gestión    de los residuos no son peligrosos de Menorca, entre otros.

«Existe una estadística tipo a nivel estatal, y con este estudio dispondremos de los datos concretos a nivel insular, con cálculos fiables», ha explicado a este diario el director insular de Medio Ambiente del Consell, Esteve Barceló.

El estudio ha de incorporar los porcentajes de residuos que se hallen en las bolsas de basura, a partir de un muestreo aleatorio por municipios, como sistemas integrados de gestión. Barceló indicó que los resultados obtenidos formarán parte, además, del Plan Director de Residuos de Menorca y aparecerán en las memorias del Consorcio.

La ley de 2011 y la más reciente de 2019 están referidas a las políticas de prevención y las obligaciones de reciclaje. La de 2019 establece una jerarquía nueva en materia de gestión de residuos insertando los principios del Sexto Programa Comunitario en Materia de Medio Ambiente.

La Ley de residuos y suelos contaminados de Balears pretende forzar la gestión sostenible de la basura y ser una herramienta jurídica para dar un giro hacia el nuevo paradigma de la economía circular. La generación de residuos tiene que disminuir, y los que se generen deben dejar de ser un residuo para ser un recurso. El estudio del Consell evaluará, por tanto, el cumplimiento de estas normas.