La cubierta de la pista de pádel es una de las inversiones que contemplan los presupuestos para 2022.

0

El equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Es Migjorn Gran vio el jueves aprobados sus presupuestos para 2022. Las cuentas salieron adelante con la abstención del PSOE, cuyos concejales criticaron la falta de apoyo a las asociaciones locales y también al tejido comercial y empresarial del municipio.

El Consistorio migjorner manejará el próximo año 2.991.648 euros, cantidad ligeramente superior al presupuesto para este 2021, que ha sido de 2.951.189 euros.

Al igual que en 2021, la partida más importante será la dedicada a gastos de personal (1,2 millones de euros), mientras que para inversiones se dedicarán 297.800 euros.

Inversiones

En 2022 se pagarán 50.000 euros por la tercera de las cuatro anualidades de la compra del terreno para la construcción de viviendas de protección oficial. Operación que supondrá una inversión global de 200.000 euros en cuatro años (en 2023 se deberán pagar los 50.000 restantes).

Otras inversiones serán las mejoras en el alumbrado público (60.000 euros) y la adecuación del paseo marítimo (12.590 euros) de Sant Tomàs, la adquisición del mobiliario para el nuevo ayuntamiento (80.000 euros), la instalación de una cubierta en la pista de pádel (50.000 euros), la adecuación del skate park (20.000 euros), o la compra del mobiliario de la escuela de adultos (9.465 euros).

Todas estas inversiones se harán gracias a aportaciones del Consell insular, a través de diferentes planes.

La concejal de Hacienda de Es Migjorn Gran, Esther Triay, manifestaba ayer su satisfacción por el voto no contrario del partido en la oposición, para unos presupuestos «muy parecidos» a los de este año, con la diferencia que «se reducen considerablemente los ingresos por las plusvalías». Esto, indicaba, afecta a la capacidad de inversión del municipio.

En cualquier caso, Triay sí dejó claro que los presupuestos «son muy reales, sin números ficticios» que lo maquillen.

Desde el PSOE, Pilar Pons justificó la abstención de su partido porque «no tenemos nada que decir del presupuesto, porque responde a sus políticas». Sin embargo, «si tenemos mucho que criticar de sus políticas», ya que «echamos en falta muchas cosas para los ciudadanos, las asociaciones y también para fomentar la dinamización comercial» en el pueblo. «Si no se dinamiza el centro con mercados e iniciativas, Es Migjorn se convertirá en una ciudad dormitorio», pronosticó la edil socialista, refiriéndose a la «escasa actividad» que hay.

Por otro lado, «sí que han dicho (el PP) que si las entidades necesitan algo, se las ayudará, pero no hacen ninguna previsión, todo será improvisado», lamentó Pons.

«Falta mucha inversión social, para mejorar las condiciones de vida de los vecinos». Por ejemplo, en servicios sociales, donde «hace falta ampliar y mejorar el centro de día», concluyó Pilar Pons.