La consellera, Bárbara Torrent, y la directora insular, Pilar Carrasco, presentaron la memoria | Gemma Andreu

11

El Servei d’Atenció Integral (SAI) ha atendido a 22 personas del colectivo LGTBI durante sus ocho primeros meses de funcionamiento como una nueva rama de la Conselleria de Bienestar Social del Consell, una vez que el Govern formalizara el traspaso de competencias en este sentido.

Tareas preventivas con talleres explicativos en centros docentes, de salud y en asociaciones propias del colectivo, y difusión del servicio por medios publicitarios, han permitido que el servicio haya comenzado con una respuesta notable, en palabras de la consellera, Bàrbara Torrent, «considerando que es algo nuevo y que está en fase de darse a conocer y consolidarse».

El SAI, integrado por tres profesionales, un asesor jurídico, un psicólogo y una educadora social, tiene como propósito conseguir que los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales residentes en la Isla estén siempre garantizados.

Las 22 personas que han acudido al servicio en busca de ayuda, bien directamente, o derivadas de otros servicios y agentes sociales, lo han hecho para obtener atención psicológica    y social, y asesoramiento jurídico. Entre ellas un 16 por ciento lo han hecho por sufrir situaciones de LGTBI-fobia y discriminación en su vida cotidiana.

La mayoría de las consultas, un 60 por ciento, han estado relacionadas con la información sobre la identidad sexual y/o la expresión de género, mientras que un 24 por ciento lo han sido sobre la orientación sexual.

Pilar Carrasco, directora insular de Atención Social, señaló este jueves en la presentación de la memoria anual que el Consell ha apostado «por este servicio público estable que no deja margen a la voluntad política». A las personas que recurren a él, primero se evalúan sus necesidades para conocer qué tipo de atención precisan. «En muchas ocasiones son personas que tienen dificultades para expresar su situación en público o no saben identificar su orientación sexual».