Las propuestas de la consellera no tendrán un consenso tan sencillo como preveía. | Josep Bagur Gomila

Las propuestas de Montse Morlà para mejorar el servicio del taxi en la Isla y acabar de una vez con las quejas de usuarios y patronales no van a tener una tramitación tan sencilla como pretendía la consellera de Movilidad, según han precisado la mayoría de alcaldes a este diario. Entre otras cosas porque hay más reparos que adhesiones a estas medidas que pasan por permitir la operatividad de los taxis temporales en toda la Isla y la posible insularización del servicio a dos años vista.

Pese a que la consellera interpretó tras la reunión de hace una semana con los primeros ediles que apoyaban la operatividad de las estivales en todo el territorio insular, no es exactamente así. «Las temporales salieron con la condición de que no podían cargar en otros pueblos», recuerda Héctor Pons. Hacerlo, como apunta también Carol Marqués, de Sant Lluís, «puede suponer que el propio municipio se quede con el servicio mermado» porque los taxistas podrían optar a carreras más largas y descuidar el resto. «Puedes acabar propiciando un servicio mejor para turistas pero no para los residentes que necesitan desplazamientos más cortos», señala el alcalde de Maó.

Noticias relacionadas

José Luis Benejam, de Alaior, acepta que los temporales puedan cargar en destino si hay alguien esperando en un hotel al que llegan, por ejemplo, «pero no en las paradas si no es en su pueblo». La alcaldesa de Sant Lluís, Carol Marquès, dice que es necesario un estudio real de la demanda en verano e invierno para ver las necesidades, «y garantizar el servicio en el municipio y la rentabilidad para quienes lo explotan».

Joana Escandell, de Es Castell, afirma tajante que «no hay nada decidido, todo se tiene que hablar y estudiar, tanto las temporales como la insularizacion del servicio; nosotros el próximo verano sacaremos las temporales que podamos». Similar opinión tiene Antònia Camps, de Es Migjorn, «no se puede arreglar el problema en media hora, hay que debatirlo».

Joana Febrer, de Ferreries, es partidaria de que las temporales sí puedan cargar en otro municipio distinto al suyo «siempre que haya un control y los propios municipios no queden desatendidos».

El apunte

«Insularizar el servicio no solucionaría el problema, eso quedó bastante claro»

«Insularizar el servicio del taxi no solucionaría el problema, eso quedó bastante claro en la reunión», apunta el alcalde de Es Mercadal, Francesc Ametller. Cada municipio controla sus taxis, «por lo menos las paradas», y abrir su operatividad desabastecería sobre todo a los más pequeños, apunta Ametller. «La problemática es que faltan taxis, nosotros sacaremos más temporales el próximo año».

Por eso, aunque no se debatió en exceso, sí que los alcaldes ven razonable que el Consell cree 35 licencias para VTCa propuesta de la consellera, Montse Morlà en una reunión anterior. «Pero el servicio del taxi lo queremos seguir gestionando en cada municipio», apuntan Héctor Pons y José Luis Benejam. «Movilidad ya tiene bastantes temas en los que trabajar como para encargarse de la gestión del taxi, que además en nuestro municipio funciona    con eficacia y estamos satisfechos», precisa el alcalde de Alaior. En todo caso sí se acordó crear una comisión para estudiar las propuestas.