El tradicional embutido menorquín fue el principal protagonista de una fiesta en torno al producto local. | Gemma Andreu

1

La primera edición de las Jornades de la Sobrassada debutó ayer con éxito en Es Mercadal. Una cita con sabor local en la que la soleada mañana ayudó a que el público respondiera a la convocatoria realizada por la asociación de comerciantes del municipio.

Una fiesta en torno a uno de los productos más emblemáticos de la oferta gastronómica de la Isla que contó con una de las figuras más representativas de los fogones menorquines más tradicionales, Miquel Mariano. El chef fue el encargado de ofrecer un show cooking con recetas «nada complicadas» para acercar al emblemático embutido a las cocinas de los menorquines.

El que fuera el alma durante muchos años del restaurante Ca n’Aguedet preparó ante los asistentes a la feria dos recetas. Primero un champiñón relleno de sobrasada, con pan rallado y gratinado en el horno. Después, unas tostaditas untadas de sobrasada, con mahonesa y miel gratinadas con un soplete.

«Simple pero sabroso», resume Mariano, para a continuación reivindicar ese producto menorquín como ingrediente perfecto para cantidad de platos. «La sobrasada te permite hacer mil y una recetas tan solo guiándote por lo que la imaginación te dicte», sostiene el cocinero, quien avanza algunas ideas. A su juicio es un complemento que marida bien con la preparación de carnes, la sepia o el calamar y todo tipo de sopas. «Es un ingrediente muy versátil, tanto en platos dulces como salados», resume.

La suya fue la atracción principal de una cita en la que el complemento técnico llegó de la mano de un coloquio sobre el mundo de la sobrasada a cargo de dos maestros charcuteros de la Isla, como Joan Febrer y Biel Mercadal, acompañados por otro profesional del ramo llegado desde Mallorca, Xesc Reina.

Una cita que contó con una buena cantidad de puestos en los que adquirir productos de kilómetro 0 y ofreció diferentes degustaciones. Fiesta en la que no faltó la ambientación musical de la mano de The Rebels y a la que también se apuntaron algunos de los restaurantes del municipio que incluyeron platos especiales para la ocasión.