La inadmisión del recurso de casación presentado por el Consell ante el Tribunal Supremo obliga a la institución insular a asumir la gestión y el mantenimiento de cuatro carreteras de Alaior, tal como ha venido reclamando el Ayuntamiento alayorense desde el 2010. Al mismo tiempo, el Consell ha de pagar las costas de este proceso.

Con esta decisión del alto tribunal se pone a fin a dos décadas de conflictos y resoluciones en tres instancias judiciales. Prospera el pronunciamiento de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Balears, presidida por el magistrado menorquín Gabriel Fiol, que condenó al Consell a asumir la gestión y mantenimiento de las cuatro carreteras de Alaior al otorgar a la institución insular la titularidad de esta red viaria.

Se abre un nuevo escenario, no sólo para el Ayuntamiento de Alaior, que gana el litigio y se ahorrará 60.000 euros anuales en mantener unas carreteras que son del Consell. El pronunciamiento de los jueces supone que otros ayuntamientos de Menorca pueden reclamar a la Conselleria de Movilidad que asuma el mantenimiento de otras vías similares que discurren por sus municipios. Hay que fijar un criterio insular.