Donaciones. Las empresas menorquinas no han dudado ni un momento en ceder al hospital Mateu Orfila el material que puede ser útil a los profesionales sanitarios en un momento de crisis como la actual | 4Vents

12

Las empresas han reaccionado al estado de alarma. Y si está en nuestras manos parar este virus, los empresarios han puesto también en las suyas la solidaridad y todas sus herramientas de trabajo al servicio de la sanidad.

Es el caso de la empresa de fabricación de calzado Pons Quintana, que se ha ofrecido para la elaboración de mascarillas para el personal sanitario. La iniciativa surgió tras conocer que empresas de su sector en Alicante se coordinaron con el hospital de Elda para la puesta en marcha de esta fabricación de artículos sanitarios. Y en Alaior no lo dudaron ni un momento. «Nos pusimos en contacto con ellos para tener los patrones», explica Santiago Pons-Quintana Sugrañes. Han adquirido un material para poder hacer una serie de prueba y comprobar la idoneidad de esta fabricación.

No obstante, el Área de Salud de Menorca está a la espera de recibir un pedido de material, por lo que de momento no se hace necesaria la puesta en marcha de esta fábrica temporal de elaboración de mascarillas. Pero están preparados en caso de necesidad y urgencia.

Aquello que sí trasladó a finales de semana la gerencia del Hospital a la empresa es si su instalación podría fabricar, en el caso de que llegaran a escasear, batas protectoras para el personal sanitario. Y la empresa tiene activados todos los frentes para poder dar salida a este cometido. Aunque no sea tarea fácil. Santiago Pons-Quintana Sugrañes explica que las máquinas de coser de la empresa son de columna, cuando para esta misión se hacen necesarias las máquinas planas.

Es por eso que están barajando la posibilidad de hacer el proceso «a la antigua». Es decir, que haya personas voluntarias que tengan este tipo de máquinas en su casa y que puedan colaborar en el cosido de las batas. «Lo estamos valorando todo», explica Pons-Quintana.

También se han puesto en contacto con empresas del sector textil para tener máxima información sobre el tema. «No tenemos aún el material ni tampoco los patrones, pero tenemos el ofrecimiento activado» y siguen buscando una solución porque «si hay que poner en marcha la maquinaria para esta fabricación, no hay duda de que lo haremos». Además de todo ello, la empresa donó 4.200 pares de guantes al Hospital.

Aluvión de donaciones

Hace siete días el ministro de Sanidad, Salvador Illa, pedía a las empresas que pusieran a disposición de las autoridades sanitarias el material en estoc. Y la reacción no se ha hecho esperar en la Isla. Más de veinte empresas menorquinas -seguramente hoy ya son más- han entregado al hospital Mateu Orfila y centros de salud material pese a saber que estaban dejando a sus clientes sin esos elementos necesarios.

«Decidimos entregarlo a quien más falta le hace ahora, que es la sanidad», asegura el gerente de la empresa Bernat Petrus, Rafel Petrus. Y el gesto, con el que para nada buscaba dar publicidad a la empresa, «se nos ha ido de las manos, para bien, pero sin buscarlo ni quererlo». Autoridades sanitarias les recomendaron difundirlo para que otras empresas se sumaran a la iniciativa y el post se ha compartido más de 500 veces. «Si nuestra acción ha servido de palanca de arranque, me doy por satisfecho». En su caso, han donado cerca de 5.000 guantes, diez gafas de protección y 59 monos desechables. Hace semanas que carecen de mascarillas y las peticiones son constantes.

Por su parte, desde la empresa Joan i Jordi de Ciutadella, han donado más de 10.000 guantes (5.000 pares), 53 monos, cerca de cien gafas de protección y 60 mascarillas, en su caso, al centro de salud Canal Salat. Jordi Capó indica que «tenemos clientes que siguen trabajando, como constructores, y nos hemos quedado sin material para ellos, pero lo primero es lo primero». El ciclo de enfermería que se imparte en el instituto Cap de Llevant también ha puesto a disposición del Hospital su material.

Desde Bolets Menorca explican que uno de los trabajos que desarrollan es cultivo de setas en laboratorio, por ello, disponían de material específico. Han decidido parar la actividad y el lunes hicieron entrega al ‘Mateu Orfila’ de su estoc de mascarillas y guantes.

Al igual ocurrió con Florit&Anello Clínica Podológica. Álex Florit, que trabaja también en el complejo hospitalario, detectó que había algunas carencias, de ahí que el centro no dudó en facilitar el material de que disponía, como 150 mascarillas quirúrgicas con pantalla y 200 pares de guantes.

Desde La Fortalesa de La Mola también se sumaron a este gesto solidario. Al tener que cerrar no tenía sentido guardar el material que habían adquirido para el personal. Donaron gel hidroalcohólico y mascarillas.

Inyecciones de ayuda que pinchan directamente al corazón.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 22 de marzo en Kiosko y Más